Luciano Bianciardi

Luciano Bianciardi (Grosseto 1922 – Milán 1971) es una de las figuras fundamentales de la cultura italiana de los años cincuenta y sesenta. Rebelde y romántico, anarquista y revolucionario, Bianciardi era un hombre versátil: además de escritor, fue bibliotecario, profesor, editor, periodista y traductor (firmó un centenar de traducciones de algunos de los más importantes escritores norteamericanos: Faulkner, Steinbeck, Miller, Bellow, Brautigan…). En 1954 se muda a Milán, donde comienza a trabajar en la editorial Feltrinelli, con la intención de llevar a cabo en la ciudad la «revolución cultural» que había resultado imposible en la provincia. Intolerante con las imposiciones empresariales y deseoso de romper los esquemas culturales de su época, es despedido al poco tiempo. Comienza entonces su larga trayectoria como traductor y la redacción de La vida agria, su obra más reconocida. Inconformista, se niega a plegarse a los dictados de la industria cultural que lo rodea incluso después del éxito de su novela. Cada vez se encierra más en sí mismo y se entrega más al alcohol, que lo conducirá a la muerte en 1971. Otras obras suyas, que Errata naturae irá publicando en el futuro, son Il lavoro culturale, L’integrazione, La battaglia soda, La solita zuppa e altre storie y Aprire il fuoco.

Bianciardi