Annie Dillard

Nació en Pittsburgh, Pensilvania, en 1945. Cursó estudios de Literatura en la Universidad de Hollins, Virginia, y redactó su tesis doctoral sobre la figura de Henry David Thoreau y la función metafórica de la laguna de Walden. En 1975, antes de cumplir los treinta años, recibió el Premio Pulitzer de Ensayo por su libro Una temporada en Tinker Creek (Errata naturae, 2017). Desde entonces ha cultivado casi todos los géneros: es autora de varios ensayos, dos novelas, diversos volúmenes de poesía, otros tantos de crítica literaria y un libro de memorias. Sin duda alguna, es una de las más importantes escritoras norteamericanas vivas, y entre sus libros cabe destacar Enseñarle a hablar a una piedra, Holy the Firm, The Writing Life o For the Time Being. Por otro lado, durante más de veinte años ha simultaneado sus incontables viajes y su labor como escritora con la tarea docente, su otra gran pasión, en el Departamento de Literatura de la Universidad de Wesleyan, Connecticut. En 2015 recibió de manos del presidente Barack Obama la Medalla de las Artes y las Humanidades, el máximo galardón cultural de su país.